Fuente: diariocordoba.com

Enorme preocupación, pero también gran malestar. La decisión de incrementar los aranceles un 25% a productos como el aceite de oliva, la aceituna, el jamón o el vino ha generado una gran alarma entre los representantes de los productores y algunas de las principales empresas que venden sus producciones en Estados Unidos. Y es que Estados Unidos se ha convertido en un país estratégico para el aceite de oliva cordobés y español por la alta demanda que se está produciendo al ser más competitivos que otros países como Italia. Precisamente, éste es uno de los aspectos que más preocupan a los productores cordobeses y andaluces, puesto que Trump no penalizará a Italia, Grecia, Portugal o Marruecos. “Envasadores de Italia me están llamando  para que envase su aceite a través de ellos”, afirma José Cano, gerente de Canoliva. Y es que la decisión de EEUU ha dividido la Unión Europea, lo que también ha provocado gran malestar entre grandes empresas como Dcoop. “Se han burlado de nosotros y nos han tomado el pelo. Que el aceite de oliva español tenga un 25% de aranceles y no el de Italia, Grecia o Portugal no se entiende. Nos merecemos unos gobernantes que se preocupen más del sector”, afirma Antonio Luque, presidente de Dcoop, la principal cooperativa de aceite de oliva del mundo.

¿Cuánto exporta Córdoba a EEUU y qué valor tienen las ventas de aceite a este país?

Estados Unidos es el quinto país al que exportan más mercancías las empresas cordobesas. Solo durante el pasado año las ventas ascendieron a 163,8 millones de euros, un importe solo superado por las ventas a Italia (400,5 millones), Francia (278,9), Marruecos (217,3) y Portugal (338,4).

Precisamente, el aceite de oliva es el producto que más venden las firmas de la provincia a Estados Unidos. Solo durante el pasado año los ingresos por el aceite ascendieron a 123,9 millones de euros, lo que supone el 75,7% del total de las ventas de la provincia a este país. En el segundo lugar se sitúan otras grasas y aceites vegetales (14,2 millones) y en el tercer puesto las conservas vegetales (4,5 millones), entre las que se incluye la aceituna de mesa.

La importancia de EEUU para las empresas cordobesas se ve reflejado también en el número de firmas que exportaron durante el pasado año sus mercancías a este Estado, ya que fue al que se dirigió una mayor cifra de compañías. Así, en el 2018 fueron 288 empresas de la provincia las que vendieron algún producto a EEUU, superando a Francia (216), Marruecos (214) y Portugal (202).

 

aceite de oliva

Gráfico: RAMÓN AZAÑÓN


REACCIONES EMPRESARIALES

El presidente de Dcoop, Antonio Luque, asegura que desde este verano venían “presionando” al Ministerio de Agricultura “por lo que nos transmitían desde Bruselas, que Italia y Grecia estaban haciendo un lobby para no verse afectados por aranceles”. Luque remarca que la decisión de Trump “divide a la Comisión Europea, porque ahora cada país va a defender ahora sus intereses”. Además, considera que al gobierno de España “le ha cogido con los pies cambiados”.

El presidente de Dcoop estima que “es una burla a los agricultores y ganaderos porque pagamos el pato de la guerra entre Airbus y Boeing”. “Nos damos cuenta de la fuerza que tiene nuestro país”, lamenta. Con respecto a la influencia en el mercado, Luque piensa que al haber más producto en el mercado que no llega a Estados Unidos, incidirá en los precios, además de restar competitividad al aceite español con respecto al italiano, el portugués o el marroquí.

En la actualidad, Dcoop, que cuenta con 27 cooperativas de aceite de oliva en Córdoba y 10 de aceituna de mesa, exporta a Estados Unidos entre 100 y 110 millones de euros en aceite de oliva y aceituna. Pese a esta subida de aranceles, Luque reconoce que “probablemente” puedan solventar mejor el problema que otras compañías por su tamaño, además de contar con dos plantas de envasado en Baltimore y Los Ángeles, que eran, precisamente, las que instaló la empresa cordobesa Moreno SA en EEUU y que pertenecen ahora Dcoop.

Por su parte, el gerente de Canoliva, José Cano, estima que se seguirá vendiendo el aceite de oliva por el aumento del consumo, aunque reconoce que la contracción del mercado estadounidense puede provocar un gran efecto en los precios. “La decisión perjudicará mucho a empresas como Borges, La Española o Carbonell”, indica Cano, que reconoce que en Italia “están pegando saltos de alegría”. “Habíamos conseguido una cuota de mercado muy grande y ahora Italia nos echará fuera de nuevo”, añade. En este sentido, la presidenta de la Asociación Empresarial de Almazaras Industriales de Córdoba (Acora), Belén Luque, señala que es una «pésima noticia». «Los productores que hemos dedicado esfuerzos en exportar botellas a Estados Unidos hemos dejado de un plumazo de ser competitivos respecto al aceite italiano, tunecino o griego», lamenta la empresaria olivarera. Además, advierte de que los envasadores nacionales van a tener que vender el producto a granel o envasarlo en otros países, «con lo que el valor añadido del envasado desaparecerá». «Daremos un paso atrás en comercialización», puntualiza.