A partir del ácido oleanólico y el ácido maslínico, ambos presentes en el aceite de oliva, un grupo de investigadores españoles, del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBE) y de la Universidad de Granada (UGR), han creado dos potentes antimicrobianos, demostrando su efecto sobre la bacteria “Staphylococcus aureus”, una de las principales causantes de infecciones en catéteres y prótesis hospitalarias.

Los científicos han sintetizado los dos compuestos presentes en el aceite de oliva -el ácido oleanólico y el ácido maslínico- y han comprobado por primera vez cómo las propiedades antibacterianas de las moléculas obtenidas superan a las de los compuestos originales.

Eduard Torrents, investigador principal de Terapias Antimicrobianas del IBEC y colíder del estudio, señala que “las propiedades antimicrobianas de los ácidos oleanólico y maslínico se conocen desde hace años.

Sin embargo, añade que “a pesar de estas ventajas, su actividad antimicrobiana solo se ha probado ‘in vitro’ y, hasta ahora, no se habían encontrado derivados que mejorasen su actividad”.

Con este hallazgo se abre la puerta a la creación de nuevos fármacos antimicrobianos que actúen de forma eficaz sin el peligro de provocar resistencia bacteriana.
Tras sintetizar y estudiar catorce derivados de los ácidos oleanólico y maslínico, los investigadores hallaron dos, denominados OA-HDA y MA-HDA, que superaron la actividad antimicrobiana de los compuestos originales tanto in vitro como en modelo animal y, además, y más importante, las bacterias no mostraron ser capaces de generar resistencia ante ninguno de los dos compuestos.

“En un futuro, los compuestos OA-HDA y MA-HDA podrían ser los integrantes principales de terapias antibacterianas que no dejen sitio para la resistencia”, ha concluido Torrents.

Fuente: olimerca.com