La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha obligado a tomar una serie de medidas de prevención e higiene en las actividades de hostelería. Entre ellas, el Gobierno ha anunciado que se eliminarán productos de autoservicio, como es el caso del aceite de oliva, priorizando las monodosis desechables.

Además “se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras (*) y otros utensilios similares, priorizando la monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente”.

Por lo tanto, mientras se mantenga la situación de riesgo, la patronal hostelera ha precisado que estos productos se tendrán que sustituir por monodosis desechables que estarán a disposición a petición de los clientes, o prestar el servicio en otro formato por los camareros, como añadir directamente el aceite de oliva a los platos que se sirvan.

*Cabe recordar que, aunque en esta nueva publicación del BOE aparece el término “aceitera”, en 2014 entró en vigor el Real Decreto sobre nuevas normas de presentación de los aceites de oliva en los establecimientos de hostelería y restauración que establece que los aceites que se pongan a disposición del consumidor deben presentarse en envases etiquetados, provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización y disponer de un sistema de protección que impida su rellenado una vez agotado su contenido original.

Si quieres disfrutar de las monodosis de Aceites Canoliva en tu negocio de hostelería, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de informarte sobre los diferentes formatos con los que contamos.

Fuente: mercacei