Fuente: mercacei.com

Después de la declaración del Estado de Alarma, las almazaras, cooperativas, envasadores y demás empresas del sector intentan adaptarse, con medidas a contrarreloj, a estos tiempos adversos. 

Según los expertos, mientras que las víctimas de COVID-19 aumentan y la economía global se resiente gravemente a su paso, los mercados del aceite de oliva se han visto afectados, aunque siguen avanzando a un ritmo relativamente normal, sin que nadie pueda predecir el resultado. Italia es el país europeo más afectado, prácticamente la totalidad de su población permanece en cuarentena, algo que inevitablemente afecta al transporte de productos como el aceite de oliva. España, de lejos, le sigue los pasos. A pesar de todos los obstáculos más evidentes, las exportaciones intracomunitarias de la UE parecen continuar sin alteraciones importantes, sobre todo debido a la tendencia de acelerar las ventas, empujando stocks por temor a lo que podría suceder al día siguiente.

Sólo nos queda mantener la calma y esperar a ver qué ocurre. Porque asistir al cierre temporal de almazaras, cooperativas, envasadoras y demás empresas de nuestro sector es una desgracia que no sólo nunca imaginamos, sino que traerá consigo graves consecuencias económicas a largo plazo, una vez que la curva de infectados comience a descender.

Desde Aceites Canoliva nos unimos al mensaje de responsabilidad, calma y optimismo. La mayoría de la población está actuando de manera responsable y solidaria y eso sólo nos puede llevar a buen puerto.

Además, desde Aceites Canoliva mantenemos el envío de nuestros productos adquiridos desde nuestra web. Y nos unimos al llamamiento realizado desde el gobierno: #ESTEVIRUSLOPARAMOSTAMBIENDESDEELSECTOROLEICOLA

Tienda Aceites Canoliva: Aquí