Según una nueva investigación publicada en el Journal of the American Heart Association, una revista de acceso abierto de la Asociación Americana del Corazón.

La dieta sureña caracterizada por el consumo de grasas, alimentos fritos, huevos, vísceras (como hígado), carnes procesadas (fiambres, tocino y salchichas) y bebidas azucaradas puede aumentar el riesgo de muerte súbita cardíaca

Los resultados de este estudio sugieren que la dieta puede ser un factor de riesgo modificable, por lo tanto, es un factor de riesgo sobre el que tenemos cierto control, ha subrayado James M. Shikany, autor principal del estudio, profesor de medicina y director asociado de Investigación en la División de Medicina Preventiva de la Universidad de Alabama en Birmingham.

El estudio, que examinó datos de más de 21.000 personas de 45 años o más, analizó la asociación entre los patrones dietéticos y el riesgo de muerte súbita cardíaca. Se incluyeron participantes con y sin antecedentes de enfermedad coronaria

Después de casi 10 años de seguimiento cada seis meses, se produjeron más de 400 muertes cardíacas repentinas entre los participantes del estudio. Los participantes que consumían una dieta rica en grasas, alimentos fritos,etc., con mayor regularidad tenían un riesgo 46% más alto de muerte cardíaca súbita que las personas que tenían una menor adherencia a este patrón dietético. Además, los participantes que siguieron más de cerca la Dieta Mediterránea tenían un 26% menos de riesgo de muerte súbita cardíaca.

Las recomendaciones: Consumo de verduras, frutas, cereales integrales, proteínas magras, pescado, legumbres, frutos secos y aceites vegetales como el aceite de oliva. También aconseja limitar las grasas saturadas, el sodio, azúcares añadidos y la carne procesada.

Fuente: Mercacei