Hoy, 26 de noviembre, Black Friday, todo el mundo está centrado en hacer sus compras con unas ofertas que no pueden rechazar, como en nuestra tienda online, que hasta el 30 de noviembre tendrá descuentos especiales.

Pero desde Canoliva no nos podíamos olvidar de que también es el Día Mundial del Olivo. Para nosotros no es solo un árbol más, es la fuente de nuestro producto, el que tratamos con mimo y nos recompensa cada temporada con su mejor AOVE.


¿Por qué se celebra el Día Mundial del Olivo?

El día 26 de noviembre de 1992 se inauguró el Consejo Oleícola Internacional (COI) en Madrid, España con la finalidad de contribuir al desarrollo responsable y sostenible del árbol de olivo, así como las políticas a adoptar ante los retos que afronta este sector.

Es por ello que esta fecha ha sido señalada para celebrar el Día del Olivo, reivindicando su importancia en la agricultura, la economía y la cultura.

La conmemoración de este día se centralizará en el marco del Sistema de las Naciones Unidas para celebrarlo a nivel mundial y tiene como principal finalidad promover la protección y preservación de este árbol milenario, así como su importancia en la sostenibilidad ambiental entre sus países miembros, el cual representa un elemento unificador y de diversidad en todas las culturas desde hace varios siglos.

¿Por qué un día dedicado al olivo según la UNESCO?

De acuerdo a la UNESCO, el olivo es un árbol con mucho valor para la humanidad. De ahí la decisión de dedicarle un día por ser un elemento natural que ha contribuido a través de la historia a unir y ayudar a la diversidad de los pueblos en todo el mundo.

Es un árbol que necesita ser protegido para evitar su extinción como ha ocurrido con una gran variedad de flora. Son muchos los aportes que este milenario árbol nos brinda, entre ellos está, que sirve de protección para evitar la erosión de los suelos, la desertificación y para frenar, en cierta forma, las emisiones de CO2 a la atmósfera y coadyuvar en el cambio climático.

Su cultivo, es sin duda, un valioso recurso para el cuidado y preservación del medio ambiente, además de contribuir al desarrollo sostenible por las múltiples bondades que se extraen de él como son sus propiedades terapéuticas, cultivos para alimentar a la población y muchos otros beneficios.

En cuanto al desarrollo económico mundial, las plantaciones de olivares han dejado ganancias astronómicas. Cada año se reportan cifras de crecimiento oleícola del 1%, lo cual significaría mayor producción de aceite de oliva para los años que están por venir.

Sin duda, desde Aceites Canoliva, seguiremos tratándolo como un tesoro, cuidándolo desde su plantación y sabiendo que los veremos crecer, que nos dará fruto y que nos precederá por muchos años.