Para los que nos encanta el chocolate tenemos una buena noticia: El chocolate enriquecido con AOVE es bueno para el corazón.

Te dejamos toda la información a continuación:

“Una dieta saludable – explica Rossella Di Stefano, autora de un reciente estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología – se conoce por reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Los resultados demuestran que el chocolate negro enriquecido con aceite de oliva virgen extra se asocia con un perfil de riesgo cardiovascular menor.

Este estudio incluyó a 26 voluntarios (14 hombres, 12 mujeres) con al menos tres factores de riesgo cardiovascular: fumar, dislipidemia (alteración del metabolismo de los lípidos), hipertensión o antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular. Los participantes recibieron 40 gramos de chocolate negro diariamentea lo largo de 28 días. Durante los primeros 14 días el chocolate contenía un 10% de aceite de oliva virgen extra y en el siguiente periodo se le agregó un 2,5% de manzana roja Panaia. Los dos tipos de chocolate se dieron en orden aleatorio a los voluntarios.

La progresión de la aterosclerosis se evaluó mediante cambios metabólicos (niveles de carnitina e hipurato), perfil lipídico, presión arterial y niveles de células progenitoras endoteliales circulantes (CPE). Estas últimas son esenciales para la reparación vascular y el mantenimiento de la función endotelial. También se recogieron muestras de orina y sangre al inicio y después del ensayo y se controló el índice de masa corporal, la presión arterial, la glucemia y los hábitos vinculados al tabaco.

Después de los 28 días, los investigadores descubrieron que el chocolate enriquecido con aceite de oliva se asociaba con un aumento significativo de los niveles de CPE y la disminución de los niveles de carnitina y hipurato. El chocolate enriquecido con aceite de oliva se asoció con un aumento significativo del colesterol de lipoproteínas de alta densidad (el llamado “colesterol bueno”) y una disminución de la presión sanguínea.
“Descubrimos que pequeñas porciones diarias de chocolate negro con aceite de oliva virgen extra se asociaban con un perfil de riesgo cardiovascular menor – concluye Di Stefano –. Este estudio sugiere que el aceite de oliva virgen extra podría ser un buen aditivo alimentario para ayudar a preservar nuestras “células reparadoras”, como las CPE”.

Fuente: www.quo.es