¿Te consideras cocinillas? ¿Ves todos los programas de Master Chef? Si es así, no te puede faltar esta receta tan curiosa, caviar de AOVE Canoliva.

En realidad no es una receta, es un tipo de preparación que proviene de la cocina molecular, que busca entre otras cosas innovar en las formas y composición de los ingredientes para dar al comensal una experiencia sensorial y gustativa única.

Es perfecta para acompañar a platos más elaborados, ensaladas, en aperitivos de bocado, etc.

¿Crees que la elaboración es solo apta para grandes, chefs? Te equivocas, es mucho más sencilla de lo que parece y el resultado merece la pena, quedarás como un verdadero chef y demostrarás todas las destrezas que has aprendido en estos últimos meses que hemos estado más en casa.

 


 

INGREDIENTES:

  • 350 ml de Aceite de Oliva Virgen Extra Canoliva. Puedes elegir entre cualquiera de nuestros AOVES. Nosotros lo hemos probado con Canoliva Reserva Familiar y nos ha encantado.
  • 5 gramos de agar agar en polvo
  • 500 ml de aceite vegetal
  • 1 jeringa sin aguja

 


 

PREPARACIÓN:

La clave para la creación de estas curiosas esferas está en su preparación que hace hincapié en el respeto de las temperaturas durante cada etapa. Para comenzar, toma tu aceite de oliva Canoliva y refrigéralo durante al menos dos horas. Asimismo, deberás refrigerar aparte el aceite vegetal; déjalo ahí hasta que lo necesites.

Una vez el aceite se haya enfriado, viértelo en una olla o cazuela y espolvorea el agar agar. Si es la primera vez que lo vas a preparar y temes que las esferas no se formen correctamente, puedes comenzar añadiendo 2 g. más de este ingrediente; el resultado serán esferas un poco más gelatinosas. Por otro lado, si te animas a seguir la receta de los chefs, podrás obtener esferas delicadas que se rompen en la boca.

Calienta  a fuego medio, removiendo de tanto en tanto. Una vez que hierva, deja durante dos minutos y retira del fuego.

Toma la jeringa y aspira el aceite caliente. Puedes esperar un poco a que baje la temperatura, pero no debe estar tibio.

En una fuente vierte el aceite vegetal, que deberá estar bien frío. Por curioso que parezca, este aceite nos servirá de molde para las esferas. Dispara la jeringa poco a poco en el aceite. Verás cómo se forman las esferas y caen poco a poco al fondo de la fuente. Recógelas cuidadosamente con una cuchara o con un colador pequeño y colócalas en una fuente con agua a temperatura ambiente para que se enjuaguen.

Continúa hasta terminar el aceite de oliva, retira las esferas ya enjuagadas y déjalas escurrir un poco en un colador. Ahora podrás almacenarlas en un frasco hermético y refrigerarlas.

Puedes servirlas para decorar tu gazpacho, en tapas y tostas o tartas saladas. Eso sí, recuerda que si calientas este caviar a más de 60°C se derretirá.